Los congoleños: el motor futbolístico de Bélgica

Las vueltas del colonialismo: una selección nacional de futbol se apunta como seria aspirante a ganar el Mundial gracias al talento de jugadores con orígenes en uno de sus ex diminios.

Por: Alejandro Olvera Fuentes

La mente de un hombre es capaz de todo, porque todo está en ella, el pasado y el futuro. Joseph Conrad

 

En lo que hoy conocemos como la República Democrática del Congo, aún quedan vestigios de las atrocidades cometidas durante la primera mitad del XX por el rey Leopoldo de Bélgica. Todavía suenan los latigazos inhumanos que Henry Morton Stanley, enviado del rey Leopoldo a tierras congoleñas, descargaba a los trabajadores nativos. En la memoria de los congoleños todavía perviven las jornadas extenuantes a las que fueron sometidos sus antepasados, no olvidan las hambrunas colectivas ni las mutilaciones de sus colonizadores con ambiciones imperialistas. Con justa razón, los congoleños no logran dejar de lado el calvario belga y menos aún porque les siguen extrayendo tesoros de sus tierras, aunque a diferencia de lo que ocurría en tiempos del rey Leopoldo, ahora lo que se llevan los oriundos del mar del Norte son las grandes joyas futbolísticas congolesas.

Posiciones medulares en la alineación de la selección de Bélgica son cubiertas por guerreros de origen congolés. La defensa de los “diablos rojos” cuenta entre sus filas con el experimentado Vicent Kompany y con el efectivo Dedryck Boyat. Dos elementos que juntos le han dado solidez y seguridad a la defensa belga, trabajo que se vio reflejado durante la eliminatoria europea rumbo al Mundial, ya que la selección belga fue uno de los conjuntos que menos goles recibieron. Sin embargo, en esta Copa del Mundo una lesión en la ingle sólo le ha permitido a Kompany pisar el césped ruso por unos minutos. No así Boyat, que junto a sus compañeros defensas que brillan en el Tottenham Hotspur inglés, han mantenido a raya a los delanteros rivales. Por algo Bélgica sólo ha recibido 2 goles en los tres partidos de la fase de grupos de Rusia 2018.

Otras estrellas cuyo esplendor ilumina el juego de Bélgica son los delanteros Michy Batshuayi y Romelu Lukaku. El primero sigue sorprendiendo con sus goles a propios y extraños, por ende, no sorprende que desde Londres hasta Alemania se hable de la joya que creció jugando en las calles del municipio belga de Berchem-Sainte-Agathe. En este Mundial, Batshuayi ya se estrenó con un gol ante los tunecinos, con lo cual dejó claro que Bélgica no sólo cuenta con Lukaku, sino también con este delantero letal ante la portería y de juventud rebelde, que fue expulsado de las juveniles del Anderlecht de Bruselas por temperamental.

Caso aparte es el de Romelu Lukaku. El hombre gol del Manchester United es la pesadilla de los defensores mundialistas y no es para menos. Su desempeño en la cancha ha sido sensacional. Hay que aclarar, que esa tenacidad que demuestra en el campo de juego es producto del carácter que le forjó su pasado. No sería el Lukaku de hoy, si no hubiera asistido a los entrenamientos juveniles del Anderlecht con los zapatos de su padre o si no hubiera probado leche y pan todas las tardes de su niñez porque los ingresos familiares no daban para más. Por todo lo vivido y como en una emulación de la novela Corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, supo sobreponerse a las circunstancias que la vida belga le impuso. Una lástima que por una lesión en el tobillo, Bélgica no contó con sus servicios contra los ingleses, pero créanme que sembrará terror en el área japonesa durante los octavos de final.

Las vueltas que da el destino y la Historia. El atroz Leopoldo jamás imaginó que la nación congoleña vestida de “diablo rojo” le daría tantas alegrías futbolísticas a Bélgica. En contraste, la República Democrática del Congo resiente las manos belgas que le arrebatan sus más preciados tesoros.

La selección de Bélgica tiene como columna vertebral a sangre africana, jugadores de élite que buscan darle a los antiguos opresores de la nación de origen de sus padres una Copa del Mundo.

 

Foto: weaintgotonhistory.sbnation.com