Caminarás solo

Por: Farid Barquet Climent.

El Banco central de Inglaterra pronostica para el Reino Unido una contracción económica sin precedente en los últimos 3 siglos a causa de la pandemia de coronavirus, y calcula que el número de desempleados se duplicará como consecuencia de los recortes de personal y los cierres de empresas. Para intentar paliar la devastación de las fuentes de trabajo, el gobierno lanza un programa de apoyo para que puedan mantener sus nóminas durante 4 meses aquellos pequeños y medianos empresarios que vieron severamente afectadas sus operaciones por la contingencia sanitaria.

No obstante que en la página web del gobierno, gov.uk, se lee que “las solicitudes deshonestas o deliberadamente fraudulentas ponen en riesgo nuestros servicios públicos esenciales y la protección del sustento durante estos tiempos difíciles”, alzó la mano para ser tenido en cuenta como potencial beneficiario del esquema de preservación de empleos el club de futbol campeón europeo y mundial: el Liverpool FC.

Con un cinismo tan grande como su estadio, the reds se inscribieron al programa cual si la entidad fuera un tendajo que apenas subsiste, como si en 2019 no se hubiera embolsado más de 78 millones de euros sólo en premios por la Champions League más otros 5 de dólares americanos por ganar el Mundial de Clubes, para ya no hablar de los ingresos generados por derechos de televisión, patrocinios, taquilla, venta de souvenirs, inversiones o rendimientos financieros.

Porque de acuerdo con datos proporcionados por el maestro en derecho deportivo Clemente Molina Enríquez basados en información de la UEFA, sólo por disputar la fase de grupos la confederación europea de futbol le dio al Liverpool 15.25 millones de euros, otros 8.1 por tres victorias en esa instancia, 9.5 por su pase a octavos de final, 10.5 por obtener su boleto a cuartos, 12 por instalarse en semifinales, 15 más por llegar a la final, 4 por ganarla y 3.5 adicionales por acudir a la Supercopa. Sin embargo, el séptimo club más rico del mundo según la revista Forbes, no tuvo reparos en estirar la mano tras la llegada del coronavirus para intentar que se pagara con dinero público su planta laboral.

Pero no fue que los madamases del Liverpool hubieran advertido por sí mismos el tamaño de su desvergüenza y que en consecuencia hubieran retirado su solicitud. De acuerdo con el periodista de deportes y negocios Mike Meehall, fue la reacción reprobatoria de la opinión pública, subrayadamente de sus propios aficionados organizados, la que los hizo recular.[1] Entonces sí vinieron las disculpas: “creemos que llegamos a la conclusión equivocada”, escribió en una carta el director general Peter Moore.[2]

Para mayor burla, apenas en el otoño de 2019 Moore se jactó de que el éxito de su club se basa en el socialismo. Así lo declaró al diario español El País: “(En el Liverpool) tuvimos esta increíble figura histórica: Bill Shankly, un socialista de Escocia que construyó los cimientos. Incluso hoy, cuando hablamos de negocios nos preguntamos: ‘¿Qué haría Shankly? ¿Qué diría Bill en esta situación?’”.[3]

A ver, Moore, ¿qué diría Shankly de lo que intentaste y sólo te retractaste porque te descubrieron y reprobaron?

La canción You’ll Never Walk Alone (Nunca caminarás solo) fue convertida por los aficionados del Liverpool en himno de su equipo. La entonan antes de cada partido desde hace más de 50 años. Por tentativas como la de pretender quitarle las ayudas públicas a quienes pasan por verdaderos apremios, el club de Anfield caminará solo, con los zapatos manchados de insensibilidad, si se a aventura nuevamente a andar rutas oscuras e ignominiosas como la que sus abusivos y oportunistas dirigentes quisieron hacerle transitar.

 

[1] Mike Meehall Wood, “Liverpool FC Turns Liverpool FC U-Turns On Furlough Decision As Public Pressure Takes Toll”, Forbes, 7 de abril de 2020.
[2] Idem.
[3] Diego Torres, “Peter Moore: ‘El éxito del Liverpool se base en el socialismo”, El País, 9 de octubre de 2019.