Mayo me gustó pa’ que te vayas

Por: Farid Barquet Climent.

Compraventa que en realidad es despojo, el traspaso de la franquicia de Morelia a Mazatlán es un golpe bajo a la afición michoacana, y hunde en todavía mayor descrédito a la Liga MX, de por sí devaluada en credibilidad, en la que los dueños de los equipos ven a los aficionados como huestes desechables, de úsese y tírese.

Por más que presuma actuar “con enfoque en la creación de valor y en el mejoramiento de la sociedad” —como engoladamente se lee en la página web del Morelia— el corporativo propietario de la franquicia sólo tiene interés en el valor económico, que tratándose de clubes de futbol se nutre de un tipo de capital, que el sociólogo francés Pierre Bourdieu conceptualizó bajo el rótulo “capital simbólico”,[1] generado y alimentado por su identificación con las comunidades en las que se asientan, que en el caso del Morelia es de tal alcance que desborda a la ciudad que le da nombre, llega a todos los confines del Estado de Michoacán y comprende también a los 4 millones de migrantes de esa entidad que viven en Estados Unidos.

Se puede vender la licencia para jugar en Primera División, pero lo que no se puede enajenar, porque nadie se lo puede apropiar, es lo que el antropólogo Carlos Prigollini, siguiendo a Bourdieu, denomina “patrimonio simbólico exclusivo”[2] de la comunidad de aficionados. Ese patrimonio es el que llevó al filósofo y poeta Ramón Xirau a escribir que “la camiseta en fútbol no es poco”.[3] El autor de Palabra y silencio y Tiempo vivido sabía muy bien que la camiseta funge como una bandera. Y vaya que la de la franja roja atravesada en diagonal sobre fondo canario es la representación iconográfica de una historia labrada con el fragor de 70 años. Fundado en 1950, el Morelia consiguió instalarse en Primera División 7 temporadas después, permaneció ahí durante 11 pero en 1968 regresó al circuito de ascenso, hasta que un zurdazo de Horacio Rocha desde los 11 pasos mientras transcurría el minuto 28 de la final disputada contra el Tapatío —filial de las Chivas— el 26 de julio de 1981 en la entonces casa de los ates, el estadio Venustiano Carranza, le dio otra vez el ascenso a la máxima categoría, en la que, no sin serios sobresaltos como el vivido a mediados de los 90 y más recientemente en 2017, se ha mantenido ininterrumpidamente a lo largo de 4 décadas, sin vitrinas atestadas pero con una propuesta futbolística generalmente atrevida, de apuesta ofensiva, constitutiva de todo un capital simbólico forjado por todos los planteles que han portado su camiseta desde entonces, incluido desde luego el que ganó la Liga en el torneo Invierno 2000, pero al que contribuyeron de manera muy destacada los de los años 80 y 90, que hicieron época en tiempos en que competir en Primera División no suponía las comodidades de hoy.

Aquel Atlético Morelia, que cuando lo recordamos nos remite a la imagen de Marco Antonio Figueroa con la cara cubierta por el torso de su camiseta en cada festejo de gol —la que le valió al chileno el apodo de “Fantasma”—, no contaba siquiera con servicio de lavandería, pues todos sus integrantes, desde los importados Juan Carlos Vera y Ángel Bustos hasta los jóvenes debutantes, tenían que lavar en sus casas la ropa de entrenamiento. Por causa de la precariedad aquel plantel en el que figuraron, entre otros, el portero mundialista Olaf Heredia, el duro central orizabeño Pedro Osorio, un mediocampista de fino trato al balón como Mario Díaz y un defensor de mucho oficio como Ricardo Campos, viajaba en camiones a todas las ciudades a las que iba a disputar partidos. Era un club gestionado de manera muy modesta pero muy digna. Su operación descansaba sobre los hombros de solo tres empleados: Glafira Rodríguez y su hermana Griselda más el apoyo de Gabriel.

La vía para preservar el capital simbólico del Morelia la formula con acierto nada menos que Juan Carlos Vera. Así como repartía juego, hoy pone la solución para que el Morelia sobreviva. En declaraciones al suplemento deportivo Cancha del diario Reforma, Vera propuso lo que en otro texto he sostenido para los equipos abandonados a su suerte: la conveniencia de formar una asociación civil que les dé continuidad. Vera vislumbra la refundación del Morelia bajo esa modalidad societaria para que sea, en palabras del andino, “un equipo a donde existan los socios, donde todos tengan derecho a opinar del equipo y elegir un presidente. Es lo mejor que podría pasarle que socios compren acciones, es lo más tranquilo y seguro para que nunca más pase eso (la venta de la franquicia a una ciudad foránea) en el futbol de Michoacán”.[4]

Amarga Navidad, la canción más popular de la intérprete michoacana Amalia Mendoza “La Tariácuri”, dice en su primera estrofa: “Si va a llegar el día en que me abandones, prefiero, corazón, que sea esta noche”. El día en que Grupo Salinas abandonó al Morelia ya llegó, y no en navidad, sino en las postrimerías de este mayo de pandemia. Pero ese solo golpe no será suficiente, como en la canción de la artista de Huetamo, para acabar con el Morelia. Porque el Morelia ya existía desde mucho antes y sabrá trascender su marcha.

El escritor estadounidense J. R. Moehringer —el que escribió la colosal autobiografía del tenista Andre Agassi— en uno de los prólogos a su novela autobiográfica El bar de las grandes esperanzas escribe: “todo el mundo tiene un lugar sagrado, un refugio, un lugar en el que su corazón es más puro, su mente es más clara”.[5] Para 4 y medio millones de michoacanos en Michoacán y para otros 4 millones que radican en Estados Unidos, hay un lugar simbólico en el que su corazón es más puro y su mente es más clara: el Morelia. Y por eso un solo golpe no bastará para que lo pierdan.

 

[1] Pierre Bourdieu, Curso de sociología general I. Conceptos fundamentales (Cursos del Collège de France 1981-1983) (trad. Ezequiel Martínez Kolodens), Madrid, Siglo XXI Editores Argentina, 2019, pp. 116-151.
[2] Carlos Prigollini, Racing: Pasión y lealtad, México, Colectivo Fútbol y Sociedad, 2020, p. 32.
[3] Ramón Xirau, “El futbol”, en Arte fotográfico futbolístico mexicano, México, Museo Rufino Tamayo, febrero-marzo 1985, p. 13.
[4] Omar Fares, “Vera propone formar Morelia AC”, Cancha, 28 de mayo de 2020.
[5] J. R. Moehringer, El bar de las grandes esperanzas, Barcelona, Duomo, 3ª ed., 2015.

 

Foto:

Archivo Gráfico Juvagoool. 

FutboLeo.net agradece a Juan Valdés la cortesía de la fotografía.

 

10 comentarios en “Mayo me gustó pa’ que te vayas”

  1. Indudablemente al que le duele …le duele…. solamente a los Michoacanos y a los que por fortuna tuvimos la suerte de pertenecer a esa querida institución.
    Dónde el equipo lo hacíamos
    hombres con gran compromiso y respeto para los colores y aficionados.
    Morelia está sufriendo en estos momentos los estragos de gente que solo ve el factor del dinero y no ven el daño que causa al principal elemento que es la gran afición Michoacana.
    Solo me queda darle las gracias a todas esas personas que que con toda la buena voluntad y cariño pertenecimos a los Ates y Monarcas Morelia.
    A los que escuchábamos el Juan Colorado o los Caminos de Michoacán al salir de los vestidores a la cancha.
    Gracias sobre todo al aficionado que jamás nos falló y que ahora es apuñalado,sin pensar en las consecuencias.
    No perdamos la fe en que algún día se regresará al máximo circuito del Futbol Mexicano….
    El equipo Morelia estará de regreso algún día…cuando ?…nadie lo sabe…pero cuando ese día llegue…será nuevamente un equipo de garra y pelea continúa, estoy seguro de ello.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hermosas y sentidas palabras de un integrante del Morelia memorable de la temporada 87-88. En FutboLeo suscribimos tus conceptos y convocamos a la unión y a la imaginación para que, como bien dices, Vicente, el futbol de primera división, el que Morelia mantuvo 39 años consecutivos sin perder deportivamente ese derecho, vuelva al Morelos.

    Me gusta

  3. José Ma Amezcua Espinosa
    Ex jugador de Atlético Morelia

    Referente a la salida de Monarcas de la ciudad de Morelia es una tristeza e impotencia que una gente acabe con tantos años de historia,identidad y tradición del equipo Atlético Morelia o últimamente Monarcas Morelia.
    Un derecho que se ganó a pulso al haber sido campeón en 1981 y ascender a la máxima Categoría, no lo puedes hechas abajo tan fácil y de tajo.
    Tantos Históricos jugadores que pasaron o pasamos en diferentes etapas de este glorioso equipo donde dejamos alma y corazón en cada partido y en lo personal traigo tatuados los colores Rojo y Amarillo.
    Donde en este equipo paso de todo recuerdo ese Gran jugador legendario Toño “Manquito” Villalon,El gol olímpico del ” pájaro ” Nuñez,Gol olímpico de Felix Madrigal,el tercer partido contra Zacatepec para no descender con Gol de ” Chinto ” Ambriz se logró la permanencia ,el campeonato logrado en liga con el penal de Heriberto Morales y el de Copa gran actuación de Vilar, y no se diga el gol histórico de Ruidiaz en los últimos segundos para seguir en el máximo circuito. Todo eso no contó ?
    Sabemos que un equipo de futbol es una empresa y los dueños pueden hacer lo que quieran con ella según convenga a sus intereses,pero molesta e indigna las formas en que lo están haciendo y no hayan tomado en cuenta la historia de este gran equipo.
    Y no hayan valorado la gran afición que siempre hubo desde que se jugaba en el estadio Venustiano Carranza que llegó a ser insuficiente para la afición y obligó a la construcción del Estadio Morelos.
    Afición que siempre estuvo apoyando en las buenas, en las malas , en las regulares y como toda fiel afición exigía al jugador dar su máximo rendimiento y también quejarse con las malas decisiones directivas,pero siempre ahí estuvo.
    Como Olvidar grandes aficionados de hueso colorado como “Cholita”,el “mago”, el “Artista” que ya no están con nosotros (+)
    Imagínense que estarán diciendo.
    Y también al gran “Semillas” que sigue fiel apoyando a su Morelia.
    Y desgraciadamente el impacto social en toda esa afición que esperaba cada 15 días para ir a ver a su equipo, niños,jóvenes,adultos. Y no se diga la gente que laboraba con el equipo que podría perder su trabajo y los vendedores que el día del partido llevaban sus productos a vender para mantener a su familia.
    TODO ESO NO LES IMPORTÓ

    Le gusta a 1 persona

    1. En FutboLeo celebramos que un ex jugador del Morelia como José María Amezcua Espinosa nos comparta su sentir, nos regale un recuento tan emotivo de aficionados que se nos adelantaron y compartimos su indignación y preocupación por los trabajadores que en estos tiempos de crisis perderán su fuente de ingresos. Es tiempo de idear la manera de preservar toda esa historia.

      Me gusta

  4. Es una tristeza que un Dueño que tiene todo el dinero del mundo y que cuando llego y compro al Morelia lo hizo con humildad(eso quiero pensar) envolviendo al Sr Nicandro Ortiz Gaspar dueño del Atletico Morelia para invertir en su equipo y asi lo hizo, hasta que el señor se camnso del equipo y le vendio la parte que el tenia todavia y de ahi en adelante, despidio a todos sus colaboradores y puso a los que el quizo, logro llegar a la sima y logro un campeonato, de liga y 11 años despues uno de copa, despues de eso comenzo el negocio mas activo con los jugadores mas valiosos y los vendio a todos y le dejaron una gran cantidad de dinero en sus arcas, y prueba de ello al ultimo que vendio fue al bicampeon goleador Rui Diaz y ya no trajo mas jugadores que levantaran al equipo y ahora, le conviene mover al equipo a Mazatlan porque tambien le dejara una buena cantidad de dinero y no le importo el esfuerzo que hicieron los compañeros que ascendieron al equipo, posteriormente a los que mantuvimos al equipo en la Primera Division y lo llevamos hasta alcanzar los mejores lugares de la liga de futbol en Mexico todo eso siempre con un gran respaldo de la aficion Moreliana, asi como la de Michoacan y sus alrededores como tambien toda la gente que esta en estados unidos que desde alla siempre apoyo al Morelia, pero a este Sr Salinas solo le importa el dinero y no se fija el cariño y amor por elequipo que tiene toda esa gente bondadosa que en cada partido asistia a los partidos del Morelia. Me despido diciendole que ojala nunca se arrepienta del daño que le esta provocando a nosotros los exjugadores y a los jugadores en activo, pero mas a la gente Moreliana y Michoacana que quiere a este equipo que es el de sus amores.

    Le gusta a 1 persona

    1. FutboLeo se honra de contar con el comentario de Humberto Roon, integrante del legendario Morelia de “La Tota” Carbajal. Para que los más jóvenes puedan conocer tan sólo un botón de muestra del aporte de Roon a la historia del conjunto michoacano, les dejamos el video de su golazo en el Azteca en la histórica y controversial semifinal contra el América (pueden verlo a partir del minuto 00:30):

      Me gusta

  5. La venta del equipo de Morelia desde la perspectiva de la libre empresa, es totalmente justificada en función de su modelo de negocio, pero Para los más románticos como nosotros nunca podrán vender los momentos que se vivieron en el Venustiano y el Morelos
    Esos momentos que daban a la gente muchísimas alegrías por haber vencido al contrincante por calificar por ser campeón.
    Se darán muchas opiniones en relación a la desaparición del equipo de Morelia, lo que si es cierto es qué hay una gran herida en la emociones de todos los que nos sentimos parte de este club.
    Doy gracias por haber pertenecido a este club en el que hice grandes amistades, pero no me despido, le dire al fútbol de Morelia hasta luego.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s